En lugar de dulces, uvas

En lugar de dulces uvas

¿Sabía que el chocolate y las bebidas carbonatadas (gaseosas) son unos de los mayores responsables de los ataques de migraña? Su consumo regular libera en el organismo sustancias que producen sensación de placer. Pero su efecto contrario es tan corto, que cuando éstas comienzan a desparecer de nuestro sistema, suscitan ansiedad y en el largo plazo depresión. Esto sin mencionar la descalcificación que produce el consumo regular de gaseosas oscuras.

No necesitamos azúcar, la glucosa que nuestro cuerpo requiere está contenida en las frutas. Cuando consumimos de dos a tres porciones al día, la sangre saturada la fructosa y comienza a desaparecer la ansiedad por el dulce. Si usted es de los que se considera adicto a los postres y azúcares refinados, chocolates o gaseosas, experimente de manera sencilla cómo modificar ese hábito: cada vez que sienta ansiedad por un chocolate, un helado o caramelo, llévese a la boca entre cuatro y cinco uvas. En menos de tres días verá como la ansiedad por el dulce desaparece. Y recuerde: no ingiera frutas después de las 5:30 de la tarde, su maravilloso efecto desaparece después de esa hora.

Finalmente tenga siempre presente que “somos lo que comemos”.

Publicaciones Relacionadas